¡Que no le digan, que no le cuenten!

Cuántas veces has visto en la tele u oído en la radio mensajes publicitarios de productos que te prometen el cielo, la luna y las estrellas, “al instante”, “sólo por hoy”, pero que, a la hora de la verdad, no cumplen lo que ofrecen. ¿Te suena familiar?   DespiertaMax Si eres de los que se quedan dormidos en la oficina o si el cansancio te domina justo cuando necesitas dar el máximo… es porque no conoces DespiertaMax. ¿Qué esperas? ¡Reactívate! Esta deliciosa bebida te ayuda a recuperar la energía perdida. Con DespiertaMax te sentirás como si nada hubiera pasado. Revive las noches de locura y comienza el día fresquecito. ¡Toma Despierta Max y rendirás al máximo! Bébete la mejor mezcla de taurosacarosa y otros ingredientes naturales y te garantizamos que ahora sí vivirás como si nada hubiera pasado. Realidad: Aunque muchos soñamos con una cura para el cansancio y tener el máximo rendimiento diario, sabemos que sólo los hábitos saludables son un buen camino para lograrlo. Si un anuncio publicitario utiliza afirmaciones categóricas para hacernos creer que tendremos más energía, como en el ejemplo, debe tener forma de comprobarlo. Por ello, si te afirman que algo “está garantizado”, los proveedores deben contar con los sustentos técnicos, científicos o estadísticos que prueben sus aseveraciones, así como explicar en qué consiste la “garantía”. Las frases y demás elementos de la publicidad no deben inducirte a error o confusión por ser artificiosas o tendenciosas; de igual manera, también estos elementos deberán ser comprobables, de lo contrario, podría tratarse de un engaño publicitario. Además, revisa la etiqueta de los productos para asegurarte para comprobar que ninguno de los ingredientes dañe tu salud.   Aeroganga ¿Extrañas comer las galletas de coco que te preparaba tu abuelita en Mérida cuando eras chiquito? ¿Tienes ganas de ver a tu prima de Los Cabos este verano? ¿Ya quieres que tus hijos vengan a visitarte desde Chihuahua? ¿Ganas de irte con tus amigos a hacer el viaje de sus vidas? ¿Qué esperas? Todos nuestros destinos nacionales e internacionales a un superprecio. Sólo por hoy, con Aeroganga, viaja por 59 pesos a destinos nacionales y por sólo 99 a internacionales. ¡Ya no hay pretexto! Llévate a tu papá, a tu mamá, a tu hermana, a tu tía, al perro y hasta a tu suegra, pero viaja con Aeroganga. ¡Que no se te vaya el avión! ¡Viaja ya! Realidad: Cuando vemos ofertas de este tipo es muy probable que sintamos la necesidad de aprovecharlas, pero ten cuidado, porque los proveedores podrían engañarte al ocultarte información de importancia. Recuerda siempre mantener una actitud crítica e informada ante estas ofertas increíbles, porque en vez del viaje de tus sueños, podrías terminar “mal-viajado”. Toma en cuenta que entre las infracciones más frecuentes de las aerolíneas están las siguientes: que no exhiben el monto total a pagar y que no indican cuáles son las condiciones y restricciones de las promociones*. Para evitar desencantos desde antes de subirte al avión, considera los “términos y condiciones” de las promociones, ya que detrás de éstos se localiza información necesaria para tomar una buena decisión de compra, por ejemplo: la vigencia de la oferta, la cantidad de boletos en existencia, a quiénes aplica (niños o adultos), los destinos, el medio de pago (tarjeta de crédito, efectivo, etcétera), los impuestos, las fechas y los horarios en los que es válida la promoción. Por otra parte, si consideras que una publicidad es engañosa por la forma inexacta, falsa, exagerada, parcial, artificiosa o tendenciosa en que se presenta, o bien porque contiene información falsa, recuerda que puedes denunciarla ante Profeco para que investigue y, en su caso, sancione dicha conducta.  
Esta entrada fué publicada en Reciente, SABER CONSUMIR. Marcador permalink.